Cuidado del descanso

¿Por qué es importante un buen descanso?

El ser humano invierte, aproximadamente, un tercio de su vida en dormir. Necesitamos dormir para sobrevivir ya que, al igual que comer y beber agua, es una necesidad biológica. Un buen cuidado del descanso permite restablecer las funciones tanto físicas como psicológicas para un pleno rendimiento.

Mientras dormimos, restablecemos nuestra energía celular, la homeostasis del sistema nervioso central y del resto de los tejidos. El sueño tiene además un papel importante sobre los procesos de aprendizaje y la memoria.

Las fases del sueño

El número de horas de sueño necesarias varía de unas personas a otras, aunque la media diaria es de 7 horas y media, existe un rango que oscila entre 4 (“poco dormidores”) a 10 horas (“grandes dormidores”), considerándose estos valores dentro de la normalidad.

Necesitamos dormir (sueño) para luego estar despiertos (vigilia), y viceversa. Este ciclo diario de sueño-vigilia es lo que se denomina ritmo circadiano. Los ritmos circadianos se ven afectados principalmente por la luz y la oscuridad.

Según la actividad cerebral, se han descrito diferentes fases del sueño:

  • Fase 1 de Somnolencia
  • Fase 2 de Sueño Superficial
  • Fase 3 de Sueño Profundo
  • Fase REM (del inglés Rapid Eye Movement)

Normalmente, el sueño nocturno en el adulto se estructura en 5-6 ciclos de 60-90 minutos.

Trastornos del sueño

Aunque en sí mismos los trastornos del sueño no son una patología grave, sí suponen serias implicaciones en la vida diaria: decaimiento, agotamiento físico, bajo rendimiento y dificultad de concentración o de capacidad de memoria, dolores de cabeza, musculares, dentales, somnolencia diurna, cambios de humor y de ánimo y dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales o personales.

En Laboratorios Viñas ofrecemos soluciones para el cuidado del descanso y los trastornos provocados por la falta de sueño.